man, adult, farmer

Caipira

Origen

Caipira es un término de origen tupí que designa, desde la época colonial brasileña, a los habitantes del país. La designación alcanzó, principalmente, poblaciones de la ex capitanía de São Vicente (luego capitanía de São Paulo) que hoy son los estados de Santa Catarina, Paraná, São Paulo, Mato Grosso do Sul, Minas Gerais, Goiás, Mato Grosso, Tocantins y Rondônia. .

El término «caipira», sin embargo, se suele utilizar con más frecuencia para referirse a la población del interior de los estados de São Paulo, Paraná, Mato Grosso do Sul, Goiás y Mato Grosso. Corresponde, en Minas Gerais, a capiau (palabra que también significa «cortador de arbustos»), en el Noreste, matuto, y en el Norte (Pará) caboco (término derivado de la palabra caboclo, pero que perdió su significado original).


Etimología

Existen varias explicaciones etimológicas del origen del término «caipira», siempre del idioma tupi:

  • ka’apir o kaa – pira, que significa «cortador de arbustos»;
  • ka’a pora, «habitante del arbusto», de la unión de caa (arbusto) y pora (gente);
  • kai’pira;
  • kopira, que significa «despejado» o «despejado».

Sinónimo

«Capiau» es un término de origen guaraní. «Matuto» viene de «bush». «Babaquara» proviene de la combinación de los términos tupi mbae’bé (nada), kwa’á (saber) y ara (a la gente), que significa «el que no sabe nada». «Guasca» proviene del término quechua kuask’a (lazo, cuerda). «Araruama» proviene del topónimo Araruama. «Biriba» y «biriva» provienen de Tupi mbi’ribi (pequeño, pequeño). «Botocudo» es una referencia a los indios Botocudo. «Bruaqueiro» es una referencia a «bruaca», una maleta de cuero crudo que se usa para transportar cargas a lomos de burros. «Caipora» proviene del Tupi caa’pora, «lo que hay en el monte».

«Caboclo» proviene de Tupi kari’boka, «de blanco». «Caburé» proviene del tupi kabu’ré. «Caiçara» proviene de Tupi Kai’sara. «Camisão» es el aumento de «camisa». «Canguçu» proviene del tupi akãngu’su, «cabeza grande». «Cape-goat» proviene de la combinación de «cover» y «goat». «Capuaba» y «capuava» son de origen Tupi. «Casaca» proviene del francés kazaj. «Catrumano» viene de quadrumano (cambio prosódico de «quadrumano») («que tiene cuatro manos»). «Groteiro» viene de «grota». «Jeca» es la forma corta de «Jeca Tatu». «Macaqueiro» viene de «mono». «Mandi» proviene del Tupi Mãdi’i. «Mano-juca» es una forma cariñosa de «hermano José». «Mocorongo» puede provenir del Kolongo Quinguana (dialecto swahili), un pequeño mono. Tabaréu proviene del Tupi taba’ré, «el que vive en el pueblo».

Orígenes

Las primeras referencias al dialecto caipira están relacionadas con los pueblos antiguos ubicados alrededor del pueblo de São Paulo: São Miguel de Ururaí, Carapicuíba, Barueri, Nossa Senhora da Escada, Pinheiros, Itapecerica, Embu. De particular relevancia es un libro del siglo XVIII, del padre Manuel Bernardes, sobre la vida del padre Belchior de Pontes, básicamente una partida de nacimiento de la cultura del país. Los núcleos humanos importantes de persistencia de esta cultura, en São Paulo, son Alto Paraíba, particularmente Cunha y São Luís do Paraitinga; Baixa Mojiana, especialmente Bragantina, particularmente Bragança Paulista, Pinhalzinho, Socorro, Pedra Bela, Amparo, Serra Negra, Lindoia, Águas de Lindoia; y la región de Piracicaba, Capivari, Itu, Porto Feliz, Raffard, Rio das Pedras.

En el cuadrilátero formado por los municipios de Campinas, Piracicaba, Botucatu y Sorocaba, en el medio del río Tietê, la caipira sufrió muchas transformaciones, influenciada por la masiva inmigración italiana a los cafetales del interior de São Paulo. Pero el hillbilly, a su vez, acultó al inmigrante, tanto en esta región como en la región de Santo Amaro, en la capital, donde los inmigrantes alemanes poco después de la Independencia terminaron siendo conocidos como «los hillbillies alemanes de Santo Amaro».

En la región norte de São Paulo (de Campinas a Igarapava) poblada a principios del siglo XIX, la presencia de varios inmigrantes europeos fue grande, lo que le dio a la región otra característica. El Oeste de São Paulo, de reciente colonización (principios del siglo XX), ya ha emergido con presencia italiana, japonesa, alemana entre otros pueblos, formando también una cultura muy diferente a las antiguas regiones de São Paulo.

En el libro Capitão Furtado, ¿viola caipira o sertaneja? hay la siguiente cita sobre los orígenes de los caipiras:

(…) Há, contudo, inúmeros traços de semelhança física e cultural entre caboclos concentrados em boa parte das regiões Centro-Oeste, Sudeste e Sul do Brasil (Paraná, Minas Gerais, São Paulo, Mato Grosso e Goiás), tendo-se, no atual século, generalizado para estes a uma designação tipicamente paulista: ‘caipiras’. Caipira, para muitos filólogos, é expressão de etimologia desconhecida. Silveira Bueno, todavia, atribui o vocábulo à contração das palavras tupis caa (mato) e pir (que corta), no sentido completo de cortador de mato.

Funarte (1985). Capitão Furtado, viola caipira ou sertaneja?. [S.l.]: Funarte/Instituto Nacional de Música, Divisão de Música Popular. 131 páginas. ISBN 9788524600111

Cultura caipira

La llamada «cultura caipira» se caracteriza fuertemente por el bucolismo y el catolicismo popular resultado de las innovaciones del Concilio de Trento, una religiosidad de oraciones, sustentada en los valores del compadrio, y por manifestaciones religiosas cuyo calendario se combina con el calendario agrícola, como se señala en sus importantes investigaciones Alceu Maynard Araújo, de la Facultad de Sociología y Política de São Paulo. La manifestación más importante de la religiosidad caipira (y también de la religiosidad rural en Brasil) es la fiesta Divino Espírito Santo, anunciada anualmente por las casas de campo y barrios rurales por el grupo precautorio Folia do Divino.

La caipira tiene su propio dialecto o «hablar»: el dialecto caipira, que conserva elementos del arcaico hablante portugués (cómo decir «pregunta» y no «pregunta»; «breganha» y no «regatear») y, principalmente, tupi , el idioma general de São Paulo y Nheengatu. Los misioneros del siglo XVI, especialmente los jesuitas, ya habían observado que los indios de la costa tenían enormes dificultades para pronunciar las consonantes dobladas de las palabras portuguesas (como en «paja», «mujer», «cuchara», «oreja», «ojos» «etc.) y palabras terminadas en consonantes, como el infinitivo de los verbos. Organizado gramaticalmente por el padre Anchieta, fue un lenguaje de conversación cotidiana y también un lenguaje literario, en el que se escribieron los primeros poemas brasileños y el primer teatro.

El portugués es sólo el idioma de los cargos públicos, de las cámaras, de la justicia y de la correspondencia oficial. El idioma Nheengatu fue prohibido en 1727 por el rey de Portugal. La imposición de la lengua portuguesa dio lugar al dialecto caipira, una lengua dialectal y no mal portugués como muchos suponen. Hay obras literarias en las que el dialecto caipira está muy presente, como en «Lereias», de Waldomiro da Silveira y en las obras de Otoniel Mota, Cornélio Pires y Amadeu Amaral, autor del fundamental «Dialeto Caipira». El dialecto caipira no es solo un idioma, sino que también expresa una lógica y una forma de pensar y definir el mundo, de la cual la expresión más hermosa es «Grande Sertão: Veredas», de João Guimarães Rosa.

Debido a la dificultad de pronunciación, la población caipira comenzó a hablar el idioma portugués (ahora obligatorio) con acento Nheengatu: «paia», «muié», «cuié», «oreia», «zoio», «fulô», etc., y «hablar», «cantar», «pitá», «ver», «sentir», «oiá», «rezá» etc … El idioma nheengatu aún seguía hablándose en casa por la población mestiza, no solo la población pobre, sino también la élite, hasta al menos principios del siglo XIX. Persiste, incluso hoy, en las regiones de Mato Grosso y en el Alto Río Negro. En São Gabriel da Cachoeira, en el estado de Amazonas, el nheengatu es uno de los tres idiomas oficiales, junto con el portugués y el baniwa: todos los actos oficiales deben publicarse en estos tres idiomas.

Amadeu Amaral, en su estudio «Dialeto Caipira», dice, sobre los diferentes discursos del Estado de Minas Gerais: «En el interior mismo de este Estado (Minas Gerais), es posible distinguir, sin mucho esfuerzo, áreas de diferente tonalidad dialectal: el Litoral ; el llamado «Norte»; el Sur y la parte adyacente al Triángulo Mineiro «.

El filólogo portugués Cândido de Figueiredo en su obra «Lecciones prácticas de la lengua portuguesa», volumen 1, publicado en 1891, comparó el «hablar» del hillbilly de São Paulo con el del residente de Lisboa:

Sucede, em Lisboa, o mesmo que entre os caipiras de São Paulo, no Brasil, os quais, como os lisboetas, ditongam a terminação «io», dizendo «tiu», «rosciu» etc., em vez de «ti-o», «rosci-o»…

— Cândido de Figueiredo

La Música caipira

Su música se llamó, inicialmente, música caipira; posteriormente, para distinguirse de la música sertaneja, recibió el nombre de «música de la raíz», también conocida como «música del interior». El compositor Renato Teixeira, con su composición «Rapaz Caipira», fue uno de los responsables del regreso del nombre «música caipira».

La música caipiratiene un tema rural y, según Cornélio Pires, quien la conoció en su estado original, se caracteriza «por su letra romántica, por una canción triste que se mueve y se asemeja a los barrios de esclavos y tapera, pero su baile es alegre». Entre sus variaciones más destacadas se encuentra la moda viola. El término «moda de viola» utilizado por Cornélio Pires es el nombre más antiguo de la música hecha por el hillbilly.

La música es generalmente homofónica o, a veces, al estilo del órgano medieval.

El cantante, compositor y empresario brasileño Roberto Trevisan grabó la canción «Matuto em Nova York», en la que dice ser «un caipira inmigrante en la ciudad de Nueva York».

Cuentos o causos de Caipira

Los «causos» (historias contadas de padres a hijos durante siglos) también son típicas del hillbilly, que le gusta contar al caipira. Un ejemplo:

Havia um grupo de dez sacis que vivia numa fazenda com um fazendeiro muito mau. Tinha saci de todo tipo: malandro, bagunceiro, reinador, briguento, como qualquer moleque. Um dia, o fazendeiro desapareceu e os sacis também desapareceram e ninguém sabia pra onde haviam ido. Com o tempo, começaram a aparecer em estradas, para tropeiros e cargueiros, que davam pinga para os sacis. Com o tempo, foram acabando as tropas, foram aparecendo os carros e eles não foram mais aparecendo nas estradas. Mas continuaram aparecendo para os pescadores, assombrando fazendas, destruindo criação pequena, que sumia das fazendas, tiravam ovo da galinha que estava chocando (…)

Los diversos tipos de Caipira

El tipo humano del caipiray su cultura tuvo su origen en el contacto de los colonizadores pioneros blancos con los nativos amerindios (o «gentiles de la tierra, o» insectores «) y con los negros africanos esclavizados. de Angola y Mozambique, a diferencia de los negros de Bahía, en su mayoría de la costa de Guinea.

Así, el caipira se dividió en cuatro categorías, según su etnia, cada una de ellas con sus peculiaridades:

  • caipira caboclo: descendiente de indios catequizados por los jesuitas. Fue allí donde se inspiró el personaje Jeca Tatu descrito en el cuento Urupês y en el artículo «Velha Praga» de Monteiro Lobato y para la creación del Día de Caboclo, celebrado el 24 de junio, día de São João Batista; dice Cornélio Pires:

Coitado do meu patrício! Apesar dos governos os outros caipiras se vão endireitando à custa do próprio esforço, ignorantes de noções de higiene… Só ele, o caboclo, ficou mumbava, sujo e ruim! Ele não tem culpa… Ele nada sabe. Foi um desses indivíduos que Monteiro Lobato estudou, criando o Jeca Tatu, erradamente dado como representante do caipira em geral!

— Cornélio Pires
  • caipira negro: descendiente de esclavos, en la época de Cornélio Pires llamado «Caipira Preto». Fue inmortalizado por las figuras folclóricas de la «madre negra» y el «viejo negro», a quien Tião Carreiro y Pardinho honran en las canciones «Preto innente» y «Preto Velho». Es, en general, pobre. Hasta el día de hoy, sufre las consecuencias de la esclavitud; Cornélio Pires dice de él: «Es baterista, sambador, y» golpea «diez leguas a pie para cantar un desafío en un fandango o» chacuaiá «el cuerpo en un baile en el campo».
  • caipira branco: descendiente de los bandeirantes, nobleza caída, se enorgullece de su apellido bandeirante: Pires, Camargos, Paes Lemes, Prados, Siqueiras, entre otros. Es católico y se mezcla con el colono italiano. Pobre, pero aún posee pequeñas parcelas de tierra rural: los llamados «sitios». Cornélio Pires, en su libro «Conversas ao Pé do Fogo», cuenta que el caipira blanco, descendiente de los «primeros pobladores, nobles o nobles caídos», estaba orgulloso de su apellido:

Se o caipira branco diz: ‘Eu sou da família Amaral, Arruda, Campos, Pires, Ferraz, Almeida, Vaz, Barros, Lopes de Souza, Botelho, Toledo’, ou outra, dizem os caboclos: ‘Eu sou da raça, de tal gente’!

— Cornélio Pires
  • caipira mulato, descendiente de africanos con europeos. Rara vez son propietarios. Cornélio Pires los tiene como patriotas y altivos. Cornélio Pires dice de él: «el más vigoroso, orgulloso, el más independiente y el más patriota de los brasileños». Excesivamente cortés, coqueteo con las damas, nunca se humilla ante el jefe. Aprecia las sambas y los bailes, no se mezcla con el caboclo negro ”.

Cornélio Pires informa, en «Conversas ao Pé do Fogo», donde describe la vida de los campesinos, que la caipira cafuzo y la caipira «caboré» son raras en el estado de São Paulo.

Caipira en la cultura brasileña

El caipira fue estigmatizado por Monteiro Lobato, quien sólo conoció al caipiracaboclo, tomándolo como paradigma y prototipo de todos los caipiras.

El cineasta Amácio Mazzaropi creó un personaje en la década de 1950 que tuvo mucho éxito en el cine brasileño: Jeca, inspirado en el caipira blanco (Mazzaropi era de ascendencia italiana).

El caricaturista Maurício de Sousa también tiene un personaje caipira en las historias de Turma da Mônica que es Chico Bento: un hick boy que representa el enfrentamiento de la cultura hick con la urbanización de Brasil. Es de destacar el hecho de que las líneas de las historietas de «Chico Bento» están escritas en el dialecto caipira, en lugar del portugués culto.

El caipira fue retratado con precisión y maestría por el pintor José Ferraz de Almeida Júnior en sus obras maestras «caipira pinchando humo» y «violeiro».

El más grande erudito del caipira fue Cornélio Pires quien comprendió, valoró y difundió la cultura caipira en los centros urbanos de Brasil. Cornélio Pires en su obra Samba e Cateretês, grabó innumerables letras de música caipira, que escuchó en sus viajes y que, sin esta obra, se habrían quedado en el camino. También registró la influencia de la inmigración italiana al ponerse en contacto con el compatriota. Cornélio Pires también registró los términos más utilizados del país en su «Diccionario de la Caipira» publicado en la obra «Conversas ao pé do Fogo».

Cornélio Pires fue el primero en lanzar, en discos de 78 Rpm, música caipira, hoy llamada «música raíz», a diferencia de la música sertaneja, y produjo alrededor de 500 discos a 78 rpm.

"Caipira picando fumo", de Almeida Júnior, de 1893
«Caipira picando fumo», de Almeida Júnior, de 1893

Fuente: Wikipedia

..

Comentar el artículo